Illustration, Visual arts and Graphic Narrative

02 Ilustracion, Historia y contexto

Quizás una de las primeras cuestiones que los ilustradores deben lidiar, es la recurrente pregunta de cuál es la función del ilustrador, o en simples términos cuál es su campo de ocupación. si bien la gran mayoría de la población entiende que se relaciona con el diseño gráfico o lo entiende como una rama comercial de bellas artes, lo cierto es que la historia de la ilustración y su práctica  artística se remonta muchos siglos atrás, mucho antes del desarrollo del diseño gráfico y casi desde los albores de la civilización.

Si nuevamente retomamos la definición de ilustración como comunicación visual, la humanidad desde sus inicios ha dependido del arte para expresarse y transmitir ideas, casi desde el mismo inicio del pensamiento. Algunos ejemplos de las primeras expresiones de las bellas artes pueden ser encontrados en las pinturas rupestres del periodo paleolítico, donde los rudimentarios artistas capturaban y representaban la naturaleza, los animales la caza, como también algunas características de sus primitivas sociedades.

Sin embargo, “Un hecho de vital importancia que definió la relación entra arte y cultura fue el desarrollo del lenguaje escrito, construido sobre la base del entendimiento del abstracción y la estilización artística de esa idea.”  (1)

Esa asociación simbiótica entre arte y cultura continuó evolucionando al mismo ritmo que el crecimiento  la cultura, materializándose al cambiar gradualmente los medios, herramientas y formatos partiendo desde muros de cavernas, hasta llegar a tabletas de arcillas, pergaminos, manuscritos iluminados, muros, libros y telas entre otros. En la mayoría de los casos, las primeras representaciones artísticas fueron concebidas como una extensión de la comunicación, aun así ella fue cambiando gradualmente  a una disciplina creativa distinta,  independiente de nuestros instintos y necesidades básicas, dando pie a su propia identidad y quehacer.

No obstante, el elemento clave   de la actividad artística, incluida la ilustración, “debe de alguna forma reflejar la sociedad de la que proviene” (2), no solo como su voz interior si no que por que se han influido recíprocamente en todo los ámbitos.

Este intercambio entre arte y sociedad y “probablemente la suma total del conocimiento humano, han venido sufriendo una dramático y exponencial incremento en su velocidad desde el Renacimiento” (3), cambiando constantemente la interacción entre ellos y en particular, permitiendo la especialización de diferentes expresiones artísticas a causa de los progresos en la técnica y la tecnología.

Si bien es cierto que se ha llevado a nivel mundial un debate por establecer las diferencias entre las bellas artes y la ilustración, hasta ahora ha sido infructuoso y en el mayor de los casos, la definición de estas diferencias ha dependido de la interpretación del significado del arte, el cual ha sido y segura siendo cambiante con escenario cultural y social.

Si bien ambas disciplinas tuvieron un origen en común, y a pesar que los límites entre ambas pudiese ser algo difusos en algunos casos,  es esencial señalar que existió un punto de ruptura entre ambas, el que hizo que ambas disciplinas tomarán diferentes caminos y que ha implicado para los ilustradores la constante necesidad de adaptación, evolución y revolución creativa.

Hasta este punto, no existían diferencias para lo que entendemos hoy en trabajo por encargo y arte.

 

Citas:

  1. David Bland, A History of Book Illustration (London: Faber and Faber Limited, 1958), p. 16.
  2. Robert Mason,. in Authorial illustration, from The Authorial Illustrator: 10 years of the Falmouth Illustration Forum, ed. by Steve Braund, Mat Osmond and Catrin Morgan (Penryn, Atlantic Press 2012) p. 16.
  3. Alan Moore, The Mindscape of Alan Moore, Glenn Doherty, Florian Fischer, Alan Moore. 2005. DVD